Rafael Romeu

El pintor de la luz mediterránea...

Información del artista

firefox-gray

Pintor figurativo

Técnica: Óleo y acuarela

Calle: Barceloneta, 12

Población: 43820 Calafell (Baix Penedès)

Tel.: 977 691943 (estudio)

Tel.: 606578 571 (móvil)

Web: www.rafaelromeu.com


Por Vicente J. Amiguet

Rafael Romeu Ivern, nacido en Calafell, comarca tarraconense del Baix Penedès, se sintió, desde muy joven, atraído por la belleza de la luz y el color de aquel bello entorno, su materialidad y el arte, con que ambos impulsan al hombre a pintarlo, modelarlo, tallarlo.

Destacó el pequeño Romeu en el colegio, en trabajos de habilidad manual, sobresaliendo por sus cualidades pictóricas, por lo que fue galardonado con diversos premios en certámenes escolares de la comarca. Buen estudiante, superada la enseñanza escolar se trasladó a Barcelona, donde cursó los estudios de Bachillerato y Filosofía. Pero su amor por el arte le llevó más tarde a la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos, donde se especializó en las técnicas de pintura, dibujo, tallas de madera y barro, y en el arte publicitario. En este último destacó en una empresa barcelonesa de publicidad; todo un mundo, en el que se relacionó con Antonio Borreguero y el ya acreditado pintor catalán, Josep Sala, cuyos notables éxitos en el mundo de la pintura, unidos a su amistad y consejos al joven "penedesenc" Romeu, impulsaron a éste a decidirse por la dedicación profesional a la pintura.

Años barceloneses que quedaban atrás, en el curso de los cuales no había dejado de cultivar sus cualidades literarias, poéticas, y una indeclinable sensibilidad pictórica que, como es lógico, mantenía viva, en su plenitud, la vocación definitiva del artista que regresaba a su pueblo natal a pintar y, solamente, a pintar.

CALAFELL EN SU OBRA

Con amor, ilusión y pasión artística creadora, unidos a ese íntimo sentimiento por su Penedés pairal y el Mediterráneo, que acompañan siempre su bien hacer con la paleta y los pinceles, por ese Calafell cuya imagen plasmada en los cuadros expuestos en el propio taller de que dispone Romeu en su pueblo natal, asombró por su perfección, y así lo escribió en una entusiasta crónica el ilustre escritor y poeta, Carlos Barral.

Tal como ocurrió y ha dejado dicho en su libro sobre el artista, Lina Font, otra ilustre personalidad literaria y del Arte, al verse sorprendida por una serie de cuadros de gran formato (obras que miden desde el 100 paisaje hasta el 80 figura, en la terminología propia de la pintura), en aquel mismo taller-estudio. Sorpresa unida tanto a su temática reiterada como inconfundible: "Primavera en Calafell", "Baixada al Port", "Calafell", "Castell de Calafell", entre otras. Y el comentario del artista a Lina Font, que preparaba entonces (1991) un magnífico libro biográfico; vida y obras de Rafael Romeu, bajo el título de "Un pintor mediterráneo". Decía Romeu: "Siempre pinto temas que me llenan de emoción totalmente. La Naturaleza nos regala el deleite de poder contemplarlo..." Una emotiva e inagotable serie de temas que le proveen, tanto los inmediatos como los recónditos rincones de la comarca del Baix Penedés; los núcleos rurales; las masías; los pueblos marineros, sus playas de aguas tranquilas, las barcas acariciando la mar, caminos vecinales, reflejos en las aguas, poéticas estampas del atardecer, el embalse de Foix, y siempre con la luz mediterránea. Recuerdo ahora, por cierto, que me comentaba un día Romeu, cómo en sus exposiciones celebradas en Madrid y Zaragoza, figuraban en el subtítulo del catálogo, junto a su nombre: "Luz Mediterránea en Madrid" y "Luz Mediterránea en Aragón", y añadía: "Es decir, que los pintores mediterráneos somos unos privilegiados de la luz".

LOS MAESTROS IMPRESIONISTAS

Romeu, en su bien hacer impresionista, tiene por admirables maestros españoles a Mir, Fortuny, Sorolla, Gimeno y los franceses Cezanne, Monet, Manet, Matisse, Morisot y Tolouse-Lautrec, lo que movió a escribir a F. Montserrat que "en la pintura de Romeu se puede ver la riqueza del colorido de un Mir, los toques de luz de un Sorolla, la sinceridad de un Gimeno o la placidez de un Baixeras". Acertada opinión de F. Montserrat, que conjuga la visión de su cuadros: La luz tamizada, atmósferas claras y limpias, el ambiente, la escala de colores sensibles, dorados, rosas, lilas y verdes contenidos, los efectos difíciles de color y luces en el aire, los ángulos paisajísticos; la pincelada resuelta, decidida, alegre, plena de vida en un vibrar sereno.